Día Mundial contra la violencia de género

La Red Circular de Doulas se suma al Manifiesto de la Plataforma pro Derechos del Nacimiento.


              25 de Noviembre del 2013, “Día Mundial contra la violencia de género”

                                                           Manifiesto

La Plataforma pro Derechos del Nacimiento para manifestarse en contra de la violencia obstétrica. Considerando que dicha violencia está dentro de la violencia de género, la PDN, quiere manifestarse mostrado su rechazo a la violencia ejercida contra los bebés y sus madres en el momento del nacimiento/parto.

Pedimos que se tenga en cuenta la sensibilidad y vulnerabilidad de los bebés naciendo y de las mujeres pariendo.

Queremos una vez más, que se tenga en cuenta a la hora de programar y atender un parto, que en esos momentos estamos marcando parte de la vida del bebé que nace y de la mujer que está pariendo.

Aunque las dos experiencias, se viven en el mismo lugar, los mismos momentos y la misma situación, cada uno de los protagonistas del evento está viviendo la suya propia y nada tienen que ver una con la otra.

- Para la mayoría de los/las profesionales que está atendiendo el acto, no es más que un trabajo rutinario, en el  que el único objetivo es que el bebé nazca vivo y acabar cuanto antes el trabajo. Para ello, no importa si hay que interrumpir su gestación, sacarle por un lugar que no le corresponde, estirarle la cabecita con unos hierros fríos y duros, pincharle, aspirarle…

Después cada uno/a se irán a sus casas y seguirán con sus vidas dejando atrás lo que haya pasado.

- Para  la mujer que pare, será uno de los momentos más importantes de su vida, un momento esperado y preparado y en el que únicamente necesita respeto hacia su capacidad y su poder para llevar a cabo ese trabajo, para el cual está perfectamente diseñada y capacitada. Basta con que el personal que la asiste, mantenga esa confianza en su poder, en lugar de anular ese potencial con drogas, palabras que la desconectan de su cuerpo y la llevan a depender de los demás en uno de los momentos más poderosos de su vida.

-Para el bebé que está naciendo se convierte en la experiencia más impactante de su vida. Ninguna (por importantes que sean), será tan significativa como la que está viviendo en ese momento. En esa experiencia, el ser que nace está registrando en su psique, lo que es ser recibido en sociedad y con ese registro se moverá después por su vida.

Basta ya de intentar ignorar las consecuencias de ese acto y lavarse las manos como si nada pasara, cuando las consecuencias son para siempre.

Tanto los padres que piensan engendrar un hijo, o que deciden que nazca a pesar de no haberlo programado, como los profesionales dedicados a “ayudarles a venir al mundo”, tenemos la obligación de dejar de hacer oídos sordos ante algo tan trascendente como esto y decir: Basta ya de tanta violencia.

Queremos cambiar esto por unas instituciones que permitan a la mujer parir y a los niños/as nacer con el respeto que este acto merece.

Soñamos con ver nacimientos en los que se reciba al recién nacido como el ser divino que es.

En los que seamos capaces de postrarnos ante cada ser que entra en nuestro mundo, mostrándole nuestro mejor hacer.

Ángeles Hinojosa

Plataforma pro Derechos del Nacimiento  

No hay comentarios:

Publicar un comentario