30 de mayo. Día internacional de la doula



Fueron los griegos que le adjudicaron el nombre de Doula a esta compañía, a esta mujer al servicio de otra mujer, para ayudarle en este arduo proceso de parir y criar. Se decía que la mujer que cumplía ese rol se instalaba en la casa de la nueva familia y ayudaba en todo lo necesario (tareas domésticas, otros hijos inclusive) para que la reciente madre pudiera avocarse al cuidado del recién nacido. Además ayudaba con la lactancia o con las complicaciones que pudieran surgir en la primera fase de la crianza. 


Hay muchas versiones sobre la función específica de La Doula, pero todas coincidieron en que se trataba de brindar a la mujer embarazada, a la pareja y al futuro bebé un entorno agradable, cariño, amor, contención y respeto. 



Las Doulas son mujeres, en su mayoría madres, pero no necesariamente, que acompañan a otras mujeres durante el camino a la maternidad. 

Su labor fundamental es dar soporte, tanto físico como emocional, durante el trabajo de parto, el parto y el puerperio. 

La Doula estimula a que la futura mamá sea la verdadera protagonista del parto. 

Su valor no está tanto en la instrucción sino en su forma de ser. No sustituye ni a la partera ni al médico, no toma decisiones que no le corresponden. 

Su presencia siempre es tranquilizadora. 

Conocedora del proceso fisiológico del parto, y según las necesidades de la madre, le da un masaje, acompaña en las respiraciones, acuna, limpia el sudor, prepara una infusión de hierbas, apoya al padre a contener; ofrece hidratación, comida, una caminata; sugiere un baño de inmersión caliente, una ducha, etc. 

Puede recomendar diferentes posiciones o movimientos que facilitan el descenso del bebé y potencian la eficacia de las contracciones. 

También funciona como “escenográfa” del acontecimiento: reduce la intensidad de la luz, pone música suave, prende un sahumerio, (son ejemplos) y crea una atmósfera, relajante en la que la mujer pueda sentirse a gusto y en intimidad para darse permiso de la apertura -a todo nivel- que implica parir. 

Además, las mujeres que cuentan con esta compañía, están más capacitadas para criar y ocuparse de su recién nacido. Las mujeres se sienten más activas, más participativas, más protagonistas de su parto, y esto eleva su autoestima y su capacidad de maternar y amamantar con más confianza. . Todas las especies tenemos un período sensible para que nazca el maternaje de manera instintiva, se llama “preocupación maternal primaria”, que sólo es posible cuando hay un “ambiente facilitador”. 

La Doula provee este “ambiente facilitador”. 

Para resumir: la misión de la doula es dar acompañamiento emocional (no médico) a las mujeres y favorecer el respeto hacia la fisiología del embarazo, el parto, el nacimiento, como de la crianza en general. También tiene como función ser el contrapeso de la visión patológica e intervencionista de los tres procesos antes mencionados. 

La doula debe contribuir y optimizar las condiciones para que un parto sea los más corto y menos stresante posible para la díada. Conforma además un ambiente de intimidad, donde la madre se sienta segura pero no observada; el respeto por sus tiempos, calor, luz tenue, silencio y dejar actuar al cerebro primitivo repleto de instintos y desinhibiciones. Dejando a esta madre convertirse en una mamífera plena y con todo el poder de la naturaleza en sus manos. Lejos, bien lejos de su neocortex, y en viaje a dentro de sí misma. 

Claro que esto es un poco difícil de lograr en un ambiente hospitalario, pero por eso, lo más pequeño que la doula pueda hacer y brindar en esos territorios extranjeros, será mucho para la madre. (Un contacto precoz con ella podría ser fundamental para que su experiencia pueda ser otra). 

Como dice M. Odent: “es importante cuidar y proteger el estado emocional de las mujeres embarazadas, puesto que ellas están gestando las generaciones futuras, y de su bienestar y equilibrio emocional, depende la salud física y emocional de esas criaturas por nacer.” 

Por eso decimos que es hora de hacer eco de la importancia de las doulas, como una ayuda inestimable en los procesos inherentes a la maternidad, sobre los que se sustentarán nuestras sociedades futuras. 

Equipo de Doulas.


Tienes más información y textos sobre doulas aquí:


No hay comentarios:

Publicar un comentario